Hermanos con alguno de sus miembros con alguna discapacidad

Otro tipo de fratría que ha sido estudiada es aquella en la que uno de los hermanos tiene algún tipo de discapacidad. Existen algunas variables que pueden influir en las vivencias que tiene un hermano acerca de la discapacidad como son: el género, el orden de nacimiento, el numero de hermanos, la edad, la diferencia de edad, las características personales, el tipo de discapacidad y el grado de afectación, la manera en la que los padres y otros familiares se adaptan a la discapacidad, la forma en que se organiza la familia, la Comunidad donde viven, la clase socioeconómica, la raza, la etnia, la religión o la cultura (Ribas,2007). 

El vínculo del hermano con el niño con discapacidad siempre está dependerá de las relaciones entre padres e hijos. 

La diferencia de tener sentimientos hostiles y celos está en que en estos hermanos los sentimientos están marcados por una gran culpa. Otras veces, cuando los niños son pequeños y fantasean, pueden creer que la discapacidad es su responsabilidad. Intentan reparar esta culpa siendo excesivamente vigilantes y protectores, renunciando o saboteando su propio desarrollo personal. 

Suelen ocultar sus sentimientos como la tristeza, la hostilidad, la agresión y necesidades para no preocupar a sus padres. Sienten que deben “restablecer el narcisismo familiar herido siendo maduro, brillante, competente, en un intento compensatorio del malestar causado por el otro”. (p.9) Se compromete en un pacto de lealtad que puede bloquear su proceso de diferenciación y de estructuración de su propia identidad (Nuñez, 2008). 

Algunas investigaciones indican que la convivencia les ha hecho ser mejor personas, que tengan mayor empatía, amor, sentido de la justicia social, defensa de quienes lo necesitan, lealtad, comprensión y aceptación de la diferencia y aumento de la tolerancia (Ibarrola-Garcia, S., & Iriarte Redin, C. ,2010). 

Potenciar un ambiente de convivencia positivo es muy deseable también para el buen desarrollo del hermano con discapacidad. También puede ayudar a conseguir que la fratría adquiera un rol reestructurador y pueda ser un recurso para el futuro (Scelles 2003 citado en Ibarrola-Garcia, S., & Iriarte Redin, C., 2010) 


Algunos hallazgos importantes que exponen Ribas (2007) son: 

El autoconcepto fraterno no es diferente de los niños que no tienen un hermano con discapacidad intelectual.

No se han encontrado diferencias en problemas de conducta

• Hay estudios que detectan depresión y soledad fraterna y otros que no, en hermanos de personas con autismo. 

• Algunos estudios hallaron que los hermanos en edad universitaria tenían un locus de control elevado, es decir, creen que lo que hacen depende de ellos, otros no encuentran diferencias en la autoeficacia. 

• La mayoría de los hermanos mantienen relaciones positivas, confortables y satisfactorias.

• Los hermanos de niños con discapacidad intelectual informan menos de sus conflictos en la relación. 

Suelen asumir papeles dominantes ya que ayudan, enseñan y manejan a sus hermanos. Pueden plantear problemas de conducta, ansiedad y menos interacciones positivas con sus hermanos. 

• A madres más negativas, mas conflictos entre los hermanos y mas ansiedad y depresión en el hermano sin discapacidad intelectual. 

Una de las intervenciones con mas éxito según Ibarrola-Garcia, S., & Iriarte Redin, C. (2010) son los grupos de apoyo o talleres de hermanos. Pueden ser un buen espacio para expresar emociones, para ser reconocidos, para integrar y elaborar los aspectos más difíciles” (p.28) Es importante poder trabajar algunos sentimientos como el odio, la vergüenza o el aislamiento en estas intervenciones que no pueden compartir con otros (Ibarrola-Garcia, S., & Iriarte Redin, C. , 2010).

Comentarios

Entradas populares de este blog

Influencia del orden de los hermanos

Relación entre hermanos a lo largo del ciclo vital

¿A quién va dirigida la Terapia Familiar, de Pareja, Individual y Laboral?