Receta familiar para Navidad

En estas fechas, muy especiales para algunas familias y sin significado para otras, sale a flote el mito de la familia ideal. Cada familia es única, así como su forma de relacionarse y su forma de celebrar las fechas importantes. 

En nuestra imaginación cada persona tenemos la imagen de una familia ideal, pero seamos sinceros con nosotros mismos, esa familia ideal ¿existe?. Lo importante no es ser una familia perfecta, sino aprender a convivir, disfrutar de los buenos momentos compartidos y crecer como personas y como familia ante las adversidades y dificultades. 

En ocasiones nos frustramos cuando hemos preparado una celebración y, por lo que sea, el resultado no es el que esperamos. 

Para las parejas recién creadas o con pocos años de convivencia, estas comidas y cenas en familia son una prueba de fuego. Se dan momentos de estres, de gran intensidad emocional y con rituales o costumbres familiares que cuesta comprender, y en los que en ocasiones nos cuesta encajar. 

Para disfrutar de esos momentos de encuentro familiar aquí os proponemos una receta: 

-Poner mucho mucho respeto como base del “asado”. 
-Escuchar con atención a cada unos de los ingredientes, valorar la diferencia y lo que cada uno y una aporta, 
-Disfrutar de cada momento, ver como se “cuece” la situación. 
-Invertir tiempo, las prisas no son buenas, todo necesita “su tiempo”. 
-Sazonar con todo el amor y comprensión del que seamos capaces. 

*Si el asado se estropea, es muy importante respirar, sonreír y metacomunicarnos, (hablar sobre lo que ha pasado, lo que sentimos y lo que creemos que los demás sienten), es milagroso darnos cuenta de que...  “Nadie es perfecto”, ni siquiera nuestra familia.
Creación Propia




Esperamos que disfrutéis de estos días.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Influencia del orden de los hermanos

Relación entre hermanos a lo largo del ciclo vital

¿A quién va dirigida la Terapia Familiar, de Pareja, Individual y Laboral?