Inside Out o Del revés

Este mes también os recomendamos una película para ver con los más peques, aunque también es apta para los más mayores. Se trata de una película estadounidense de comedia animada en 3D, producida por Pixar Animation Studios y distribuida por Walt Disney Pictures. 

La protagonista es una niña llamada Riley. En su mente, viven cinco de sus emociones: Alegría, Tristeza, Temor, Asco y Furia que guían a Riley desde una consola central. Todo va bien hasta que un “mal” día, la familia entera se traslada de ciudad con el cambio que eso conlleva. Las emociones se descontrolan y tendrán que aprender a trabajar juntas. 

Lo que nos interesa a nosotras es como han sabido representar a cada una de las emociones básicas. 

En primer lugar, ¿qué eso de emociones básicas? Una emoción es un estado afectivo que experimentamos acompañado de cambios orgánicos de origen innato, influidos por la experiencia. Son básicas aquellas de las que se derivan todas las demás emociones. Hay varias clasificaciones, pero nosotras nos quedamos con la que incluye 6 emociones básicas: la alegría, la tristeza, la sorpresa, el asco, el enfado y el miedo. En la película, hemos echado de menos a la sorpresa… 

Las emociones son también adaptativas, por eso guían a Riley, adaptan. Fue Charles Darwin quien observó como los animales tenían un extenso repertorio de emociones, y que esta manera de expresar las emociones tenía una función social, pues colaboraban en la supervivencia de la especie. 

Las diferentes expresiones faciales son internacionales, dentro de diferentes culturas hay un lenguaje similar. ¡Los niños ciegos o sordos cuando experimentan las emociones lo demuestran de forma muy parecida a las demás personas, tienen la misma expresión facial! 

En la película nos enseñan de una manera divertida y fácil para que sirven cada una de las emociones: 
• El miedo nos protege; 
• el asco nos mantiene lejos de algunas cosas que podrían perjudicarnos; 
• la ira aunque nos lleva a la destrucción, también nos llena de energía y hace saber a los demás cuando algo no nos gusta; 
• la alegría nos ayuda a repetir aquello que nos gusta; 
• la tristeza nos ayuda a empatizar con los demás y a recuperarnos cuando algo malo nos ha pasado, ya que nos hace centrarnos en nosotros mismos y dejar de lado otros estímulos. 

• Por último, la sorpresa nos ayuda a estar preparados para recibir información. 

El objetivo de la película y el nuestro propio debería ser conocer para que sirven cada una de las emociones y reconocer que todas y cada una son necesarias. Hay momentos para la alegría y momentos para la tristeza. Negar algunas de nuestras emociones nos hace estar menos adaptados. A esto se refieren cuando se habla de Inteligencia Emocional. Se trata de conectar las emociones con uno mismo; saber qué es lo que siento, poder verme a mí y ver a los demás de forma positiva y objetiva. La Inteligencia Emocional es la capacidad de interactuar con el mundo de forma receptiva y adecuada. 

Se dice que los productores de la película consultaron a numerosos psicólogos y neurólogos y se pusieron a investigar acerca de las emociones y la mente para elaborar la historia. 

La recomendamos totalmente para enseñar a los niños qué son las emociones y para qué sirven. No solo existe la inteligencia lógica o lingüística, también existe la inteligencia emocional, que tantas veces dejamos de lado. 

Fuentes: 
http://psiqueviva.com/ 
https://es.wikipedia.org/wiki/Inside_Out_%28pel%C3%ADcula_de_2015%29 http://www.psicoactiva.com/emocion.htm

Comentarios

Entradas populares de este blog

Influencia del orden de los hermanos

Relación entre hermanos a lo largo del ciclo vital

¿A quién va dirigida la Terapia Familiar, de Pareja, Individual y Laboral?