30.9.14

El primogénito

Hace unas semanas publicamos un artículo sobre la influencia del orden de los hermanos en la personalidad. En este artículo contamos algunas cosillas sobre nacer en primer lugar.

 ¿Eres tú el primogénito?

 Al primogénito lo llaman, a veces, el «príncipe heredero». Normalmente conservador, identificado con el proyecto de vida de sus padres y en muchas ocasiones llegado a este mundo para resanar heridas de los padres y para completarlos (1). Se le suele imponer altas metas, y termina siendo un perfeccionista preocupado de no cometer fallos. Suele sentirse especial, puede sentir incluso que son responsables del bienestar de la familia (2). De hecho, si los padres fallecen jóvenes, suelen ser quienes los suplantan y para ello pueden paralizar su vida en pro de sus hermanos. 

Si hablamos del mundo profesional: Aquellos que se dedican a profesiones de ayuda suelen ser primogénitos que ya han realizado esa función en sus familias. Suelen ser “terapeutas” de su familia, se responsabilizan, respetan las reglas, son obedientes… Convirtiéndose esto, a veces, en una gran carga (3). 

Casi siempre será el primero en cada nueva etapa de la vida, entrará primero a la guardería, a la escuela, introducirá nuevas ideas en la familia, llegará el primero a la adolescencia. Reaccionará ante los nuevos nacimientos ya que no tienen la costumbre de compartir a sus padres. Se sentirá un poco más fuerte, autónomo y quizás más solo (4).

Uno de los resultados más consistentes de la investigación sobre el orden de nacimiento es la superioridad de los primogénitos en inteligencia y rendimiento académico. Se puede comprobar en los trabajos de Sampson (1.965), Warren (1.966), Adams (1.972), Wagner y Schubert (1.979) y Sampsel (1.982) (5).

Respecto a los trastornos de conducta, se puede decir que existe cierta tendencia hacia problemas de tipo ansioso-neurótico (6). 

Dancourt (2005 citado en Vega) hace una distinción de las características según el orden y el sexo de los hermanos.

 • Los hermanos mayores de hermanos tendrán una gran identificación con los valores masculinos. Les gusta ser líderes, asumir responsabilidades, preocuparse por el futuro del grupo y ser auto-críticos. Serán sensibles y tímidos con las mujeres y les encantara que se interesen por ellos. Si son padres serán responsables y preocupados, llegando a ser percibidos por su familia como estrictos y distantes. Comprenderán a su hijo mayor y protegerán casi con exceso a sus hijas.

 • Los hermanos mayores de hermanas, al estar rodeados de mujeres, saben cuidarlas, las aprecian, trabajan bien con ellas. Son atentos y comprensivos y saben ser líderes aunque no lo buscan.

 • Las hermanas mayores de hermanas suelen ser una gran figura matriarcal. Dependiendo del número de hermanas pueden tener dificultades para entenderse con el sexo masculino. Suelen ser cuidadoras, responsables casi en exceso, olvidándose de ellas mismas, se sobre-exigen, son estrictas y rígidas. Parecen ser difícil de conquistar por los hombres. Pueden ser las preferidas del padre si la relación entre la pareja es frustrante. Cuando tienen hijos, suelen importarle más que su marido. 

 • Las hermanas mayores de hermanos suelen ser independientes y fuertes, en su trabajo prefieren dirigir y no se sobreexigen, a veces se olvidan de sí mismas cuando ayudan a los demás. Se sienten bien entre hombres y los hombres con ellas, saben cuidarlos. Elegirán a los amigos por sus ideas o su talento.

¿Os habéis sentido identificados con algo?  

(1)(Fernández, 2008)
(2)(Ledo et al., 2012)
(3)(Bernart, 2010) 
(4) (Tilmans-Ostyn y Meynckens-Fourez, 2007) 
(5 y 6) (Ledo et al., 2012) 

No hay comentarios :

Publicar un comentario