24.8.14

Recomendaciones para la vuelta al trabajo después de vacaciones

Si al regreso a casa y al trabajo después de las vacaciones sentimos un malestar general, con síntomas físicos y psíquicos, estaremos sufriendo el síndrome postvacacional, el cual hace que esa vuelta a la rutina sea mucho más dura. 

Pueden aparecer síntomas como cansancio, fatiga, falta de apetito, somnolencia, falta de concentración, dolores musculares y de estomago e insomnio, además de presentar falta de interés, irritabilidad, nerviosismo, inquietud, tristeza, ideas de ruinas e indiferencia ante nuestra labor. 



A continuación, os traemos unos sencillos consejos para que esa vuelta a la rutina sea más agradable: 

1. Adoptar una actitud positiva y proactiva: evitando centrarse solo en lo negativo y en la incomodidad de la vuelta a la rutina.

2. Regresar a casa unos días antes de la incorporación al trabajo: si es posible, volver uno o dos días antes a casa, para poder regular nuestro horarios y el reloj biológico los días previos a la vuelta al trabajo.

3. Dormir más horas: los primeros días de adaptación es recomendable tener un horario regulado que permita descansar las horas necesarias. 

4. Regular la intensidad: en la medida de lo posible, comenzar con un ritmo de trabajo progresivo, para acostumbrarse de nuevo a la rutina poco a poco, tratar de no llevar trabajo a casa y terminar todo el trabajo acumulado durante vacaciones en los primeros días. Agrupar tareas y priorizar objetivos, es una buena técnica.

5. Evitar dramatizar: ni las vacaciones son todo placer ni el trabajo es todo sufrimiento y malestar. Tratar de evitar pensamientos constantes de queja y malestar permanente acerca del trabajo es una técnica recomendable, además de afrontar la vuelta al trabajo como un nuevo periodo que nos permite desarrollarnos personalmente.

6. Es algo normal: sentirse así es lógico y normal, los días de vacaciones, ocio y disfrute dan paso a las largas jornadas laborales, a las responsabilidades y a la rutina del día a día, lo cual es costoso para algunas personas. 

7. No tomar decisiones vitales: es muy importante que esta situación de malestar y desanimo no se tomen decisiones importantes o vitales sobre el trabajo y la vida personal, es mejor esperar que pasen unos días. 

8. Planificar actividades gratificantes: aprovechar el tiempo y los fines de semana, encontrar tiempo para el ocio y planificar actividades agradables es fundamental. Saber disfrutar del tiempo libre y de ocio ayuda a afrontar con más optimismo la vuelta a la rutina. 

9. Realizar ejercicio físico y relajación: practicar algún deporte o actividad es una buena manera de eliminar tensiones acumuladas y generar endorfinas (ayudan a sentirse mejor), además practicar algún tipo de relajación ayudará a eliminar pensamientos negativos, erróneos y/o irracionales. 

10. Comer sano: vigila la alimentación, lo último que necesita tu organismo es tener que afrontar, además de la vuelta a la rutina, una alimentación perjudicial. Los alimentos con altos contenidos en Vitamina B ayudan a aumentar la energía y mejorar el estado de ánimo. 

Si esta situación de malestar general no desaparece transcurridos unos 10-15 días, ya no sería un síndrome postvacacional, podría ser un problema de otra naturaleza. Si transcurrido este tiempo no sientes mejoría y la sensación de desanimo aumenta, es recomendable consultar con un especialista ya que esta situación podría derivar en una depresión leve o estar ante una situación de estrés crónico en el trabajo o síndrome del profesional quemado. 

¿Cual de todos estos consejos sigues?

No hay comentarios :

Publicar un comentario